Colloques

Écrire l’histoire des catastrophes

COLLOQUE INTERNATIONAL

14 décembre 2016 au 16 décembre 2016

Université Paris-Sorbonne – CRIMIC (Axe IberHis)

Universidad Nacional Autónoma de México – Instituto de Investigaciones Históricas

 

affichehistoirecatastrophes

Este simposio internacional, previsto en la Universidad de Paris-Sorbonne los 14, 15 y 16 de diciembre de 2016, se sitúa en la continuidad de los trabajos que los diversos ejes del CRIMIC (Centro de Investigaciones Interdisciplinarias sobre los Mundos Ibéricos Contemporáneos) han realizado en torno a la línea de investigación titulada “Frente a la catástrofe”, temática que ha federado nuestro equipo durante los últimos cuatro años. Desde 2012, el eje IberHis (Historia y culturas de los mundos ibéricos) se ha preocupado en reflexionar sobre las emociones y los afectos, considerándolos como una perspectiva particularmente fructífera de la historia social y cultural. En diversos seminarios, dedicados en particular al estudio de las emociones y lo político, han participado conferencistas extranjeros a nuestra institución, que han aportado a nuestro propio trabajo contribuciones innovadoras, provenientes a veces de otras disciplinas.

Organizado conjuntamente con los colegas investigadores del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, este encuentro internacional previsto para diciembre del 2016 se centra en la escritura de la historia de las catástrofes. Enfocado desde una perspectiva de larga duración, dicho simposio se propone reflexionar sobre la historiografía de las catástrofes stricto sensu y, en un sentido más amplio, de los fenómenos o sucesos históricos que fueron interpretados como tales. El interés por las catástrofes no es sólo un síntoma de las angustias y de la incertidumbre de nuestra época. Numerosos trabajos, en estos últimos años, han mostrado el valor heurístico de la catástrofe, acontecimiento brutal e inesperado que afecta radicalmente, a veces por un largo tiempo, los mecanismos y el orden de la vida social. Las acciones y reacciones que dan sentido al desorden, que permiten superarlo, constituyen un verdadero observatorio para comprender los dispositivos de poder y las relaciones políticas y sociales en sociedades diversas –y a menudo diversificadas. Inspirados por los avances hacia una “historia cultural de la catástrofe” (siguiendo en particular los trabajos de François Walter y Grégory Quenet), intentaremos en este simposio analizar la escritura de la historia de este objeto particular –la catástrofe–, cuya identificación como tal exacerba una dimensión emotiva que casi siempre el historiador tiene dificultades en manejar. Se estudiará cómo los relatos que dan cuenta de las catástrofes y las construyen como acontecimientos significativos se articulan en diversas comunidades –Estados-naciones, grupos 2 étnico-sociales, colectividades, ciudades y barrios…– moldeadas por rupturas (entre otras, las de clase, de género, de raza), por desplazamientos y por reordenamientos políticos. Trataremos asimismo de enfocar el rol de las emociones en la historiografía y la relación de ésta con la memoria, con el testimonio, huellas de las reacciones individuales y colectivas que surgen en una situación de « catástrofe ».

Centrar nuestro simposio en los mundos iberoamericanos es particularmente pertinente, puesto que allí se sitúan regiones de evidente vulnerabilidad a fenómenos extremos, en las que también conviven realidades sociales y percepciones de todo género muy diferenciadas. Este seminario internacional abordará las modalidades del reconocimiento de fenómenos específicos –desastres naturales, o calamidades provocadas o agravadas por las acciones humanas y que son designadas a posteriori bajo el nombre de “catástrofes”–, así como los relatos de sus causas, de su desarrollo y de sus consecuencias. Al tratar de la historia (en un sentido amplio) de este objeto particular –la catástrofe– y de sus modos de escritura, se abordará asimismo su posteridad, asociando cuestiones de memoria y de historia, traumatismos y representaciones colectivas, etc.

Las narraciones que entrarán en nuestro corpus de trabajo son diversas, desde la relación inmediata del suceso catastrófico –que constituye el génesis de los relatos posteriores– hasta las historias con pretensión científica que proyectan un análisis distanciado. Así manejaremos fuentes tan variadas como testimonios de víctimas, reportes de los medios de comunicación, informes institucionales, diarios personales, crónicas o anales históricos, u otros soportes discursivos no verbales como son, por ejemplo, los lugares de memoria.

El evento científico que organizamos constituye la culminación de un proyecto activo desde hace varios años. Si los miembros del equipo IberHis/CRIMIC están especializados en la época contemporánea, en este seminario se llevará una reflexión más amplia, en una perspectiva de larga duración, incluyendo en torno a una línea de investigación común –la escritura de la historia– a varios investigadores mexicanos afiliados al Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), especializados en la historiografía mexicana, con la colaboración de otros colegas de la Universidad de Paris-Sorbonne miembros del equipo de investigación CLEA (Civilizaciones y Literaturas de España y de América Latina de la Edad Media a las Luces) y especializados en la época moderna. Algunos trabajan sobre el mundo antiguo, interesados en las resonancias de los tiempos prehispánicos en la “época colonial”; otros se interesan por épocas más recientes. Se tratará pues, en un juego de escalas dictado por una perspectiva multifocal (imbricándose los niveles local, comunitario, nacional, transnacional, global…), de interrogarse sobre las variaciones y tensiones que condicionan la escritura de la historia de las catástrofes. Este simposio se organizará a partir de cinco ejes temáticos claramente delimitados:

IDENTIFICAR Y DESIGNAR LA CATÁSTROFE

El primero concierne la designación del acontecimiento, los modos de reconocimiento de fenómenos específicos que se viven, por un grupo dado, como catástrofes: ¿fenómenos naturales?, ¿o también calamidades provocadas por la acción humana y que por sus proporciones y consecuencias tienen una dimensión colectiva? Desde este enfoque ampliado, cabe considerar así los desastres de la guerra, las situaciones de desamparo en las que caen diversos grupos humanos en tiempos vividos como “cataclísmicos” (la llegada de los europeos en América, por citar un ejemplo). ¿Cuáles son los elementos que se convocan para identificar determinado desastre y otorgarle el estatus de catástrofe? Esta línea podrá dar lugar asimismo a una reflexión sobre el léxico empleado y la historicidad del concepto de “catástrofe”, al lado de otros términos como calamidad, desastre, plaga, tragedia…

DOCUMENTAR LA CATÁSTROFE

Una segunda línea de trabajo abordará la cuestión de las fuentes al alcance del relator o historiador para narrar y ofrecer un discurso razonado sobre la catástrofe. ¿Cómo se construye el 3 suceso catastrófico como un objeto de saber? ¿Cómo a través de la escritura se racionalizan los componentes y los factores del acontecimiento catastrófico? ¿Cuáles son las huellas que permiten captar y comprender al acontecimiento, los documentos que sirven de testimonio para su construcción en tanto catástrofe? Testimonios producidos en el momento mismo de la catástrofe, o bien textos elaborados con mucha distancia, estos documentos varían mucho según la perspectiva y el momento. Estos discursos que relatan e historian la catástrofe así recurren a una pluralidad de lenguajes, verbales, sonoros y visuales. De hecho, frecuentemente se entrelazan el quehacer del historiador y las prácticas estéticas para crear espacios de comprensión, de invención, de comunión.

COMPARTIR LA CATÁSTROFE

En tercer lugar, conviene revisar los recursos emocionales que entran en juego en la escritura de la catástrofe. Es bien sabido que ante la catástrofe son muy contrastadas las pasiones, debiendo el historiador considerar la fuerza de lo emotivo y plantearse en su análisis lo poroso y maleable que son los sentimientos encontrados. La reacción de los actores así puede basarse en diversos recursos emotivos: desde el altruismo, como forma diferencial de la simpatía social, hasta el resentimiento o la cólera respecto a las autoridades u otros grupos que a veces se responsabilizan del desastre, se tejen solidaridades como se desintegran consensos y se ponen en marcha procesos de movilización… Todas estas manifestaciones emocionales entran y conforman el discurso elaborado sobre la catástrofe. ¿En qué medida estos sucesos desastrosos son el fermento de “comunidades emocionales” que refleja en su escritura el historiador o el relator que da cuenta de lo sucedido? También debe considerarse la periodización específica, posterior a la catástrofe, en la que se suceden distintas secuencias emocionales.

VALORAR LA GESTIÓN DE LA CATÁSTROFE

Una cuarta línea consiste en analizar cómo la historiografía y los demás relatos elaborados en torno a la catástrofe dan cuenta de su gestión, juzgada comúnmente como un deber de las autoridades. Con fines de prevención de riesgos o de legitimación o censura política, el discurso postcrisis tiende a menudo a valorar –positiva o más frecuentemente negativamente– cómo el Estado, las instituciones y más en general las comunidades constituidas han reaccionado, en un determinado espacio, a un acontecimiento que ellos mismos oficializaron como catástrofe. ¿Cómo se razona sobre sus factores, sus consecuencias y las medidas de prevención que se adoptaron? ¿Cuáles son los mecanismos institucionales para encontrar un remedio a las desgracias colectivas? ¿Cómo dan cuenta los testigos y medios de comunicación, y en un segundo tiempo la historiografía, de las vivencias y de las movilizaciones de la población para superar las consecuencias de la catástrofe? ¿Hasta qué punto sirven los discursos elaborados posteriormente como instrumentos de aleccionamiento y/o de prevención para evitar que se reproduzca la catástrofe, o atenuar sus efectos si no puede prevenirse?

RECORDAR LA CATÁSTROFE

Por último, el análisis de los corpus historiográficos, especificidad de muchos colegas latinoamericanos participantes, dará cuenta de la dialéctica de esas formas textuales con las prácticas de la memoria. Aunque parecería que el tiempo y la distancia alejan y acaban borrando los dramas del desastre, habría que analizar cómo se reactualizan estas huellas, cómo eventualmente se produce su resemantización, lo que da lugar a nuevas configuraciones emotivas. La catástrofe es “un discurso a posteriori que se inserta en un relato” (G. Quenet). Hay que interrogar el ejercicio de la memoria a través de expresiones de lenguaje, de relatos e imágenes, de ruinas y conmemoraciones. Esta perspectiva plantea la cuestión de la función social de la historia y de su relación con los procesos sociales de resiliencia en contextos post-traumáticos. La práctica conmemorativa, en la que se convocan determinados relatos o discursos sobre la catástrofe pasada, a menudo presenta un valor de catarsis para la sociedad. Ciertas calamidades se convierten en la fuerza estructuradora de identificaciones colectivas. ¿Cómo en el tiempo se desplazan las emociones inherentes a la memoria de la catástrofe?

Organizadores : Miguel Rodríguez (Paris-Sorbonne) Maria-Benedita Basto (Paris-Sorbonne) Laura Brondino (Paris-Sorbonne) Rodrigo Díaz Maldonado (UNAM-IIH) David Marcilhacy (Paris-Sorbonne)

PROGRAMME

programmehistoirecatastrophes

programmehistoirecatastrophes2

 

 

Frente a la catástrofe : temas y estéticas en el cine iberoamericano contemporáneo

COLLOQUE INTERNATIONALE

VI Coloquio internacional cine iberoamericano contemporáneo

Université Paris-Sorbonne 17-18-19 de junio de 2015

Face à la catastrophe

El discurso mediático está saturado de catástrofes, casi siempre relacionadas con elementos naturales (tsunamis y sismos, entre otros). En la tradición católica, la catástrofe se ha relacionado con el castigo divino, que permitía conferir sentido a algo que se produce fuera de toda previsión y de todo control, pero con el tiempo la noción ha ido cobrando matices más dispares, hasta que las catástrofes antropológicas – los grandes genocidios del siglo XX – la sacaron de su origen natural para desplazarla al ámbito de la acción y de la responsabilidad humanas. Según François Hartog, el actual “régimen de historicidad”, fundamentado en el “presentismo”, genera la percepción de un futuro “ya no percebido como promesa sino como amenaza –bajo la forma de catástrofes, de un tiempo de las catástrofes del cual somos nosotros mismos los instigadores” (Régimes d’historicité, ed 2012). Contemporaneidad y catastrofismo serían pues íntimamente relacionados : por definición, la catástrofe es un acontecimiento dramático y mortífero a gran escala que se produce de manera repentina, e introduce hitos de discontinuidad en el fluir del tiempo histórico. Pero la dimensión colectiva de la catástrofe se articula con la dimensión individual de los que tuvieron que experimentarla, para sobrevivir antes de acceder a la condición de testigos, tan cotizados por los medios audiovisuales. Entonces, ¿Cómo decir lo indecible ? ¿Cómo compartir con otros una realidad radicalmente singular ? ¿Cómo representar lo irrepresentable ? En unas sociedades del “riesgo y de lo incierto” que son, para François Walter, la característica de lo contemporáneo desde 1918, según lo enfoca en una perspectiva de historia cultural de las catástrofes y de los riesgos, “la sociedad occidental ha escenificado con imágenes las primeras y con textos los segundos” (Catastrophes une histoire culturelle [XVIe-XXIe siècle], 2008).

En otros términos, la imagen parece ir emparejada con la catástrofe. Siguiendo una tradición literaria y teatral que lo precedió, el cine ha incurrido en la puesta en escena de catástrofes, desde distintos puntos de vista que permiten reflexionar en torno a la complejidad de la noción : catástrofes naturales (Lo Imposible, España, 2012), catástrofes sociales y políticas colectivas (Rojo Amanecer, México, 1990), catástrofes socioeconómicas en las que interviene la representación mediática (La chispa de la vida, Alex de la Iglesia, 2011), catástrofes íntimas (Mar adentro, España, 2004) a las que siempre se trata de hacer frente, tanto desde el punto de vista de los personajes, como del director que tiene que encontrar soluciones narrativas y estéticas apropiadas para contar la catástrofe y sus consecuencias, ya que, según plantea Regis Debray, “hacer frente es hacer sentido” (Du Bon Usage des catastrophes, 2011). No cabe duda de que el género de la película-catástrofe corresponde a una tradición en la que destaca el cine hollywoodense, gracias a la eficacia narrativa y al impacto de las imágenes aumentadas por efectos especiales cada vez más impresionantes. A pesar de el cine español e iberoamericano, salvo contadas excepciones, parezca permanecer al margen de este dispositivo comercial, habría que plantearse sin embargo la relación más o menos estrecha que mantiene con éste. No obstante, más que en un género específico, nos interesaremos en la(s) manera(s) en que el cine propone ceñir la catástrofe gracias a una puesta en relato que engendra la construcción de un imaginario catastrófico, reanudando así con la definición etimológica del término que lo asocia con la construcción del relato dramático y de sus peripecias.

A partir de allí, reflexionaremos en torno a las representaciones del acontecer de la catástrofe, así como de sus efectos posteriores, y de la manera cómo da pie a obras cinematográficas : ¿para qué poner en escena catástrofes en el cine ? ¿Para informar, hacer reflexionar, convencer en el cine documental o en la ficción de reconstitución ? ¿Para enternecer, horrorizar, deleitar, luchar contra el aburrimiento o el miedo en el cine comercial, y tal vez también en los demás… ? En los mejores de los casos, el relato cinematográfico de la catástrofe es el que permite reconciliar la razón y la sensibilidad, pero caben muchas posibilidades y oscilaciones entre las dos, cuyas estrategias y objetivos serán objeto de nuestra reflexión. Proponemos explorar las vías de la construcción del imaginario catastrófico en el cine en torno a distintos ejes : • el cine de reconstitución de acontecimientos catastróficos : temas privilegiados ; modalidades estéticas de la representación ; opciones narrativas y dramáticas ; dimensión sensacional y comercial. • el cine documental frente a la catástrofe : casos y razones por las que la catástrofe puede ser captada en el momento en que se produce ; motivaciones de los directores y de los testigos ; estrategias cinematográficas cuando se trata de dar cuenta en la pantalla de una catástrofe sin disponer de imágenes de su acontecer. • el cine de ficción frente a la catástrofe que no pretende reconstituir : cómo traduce las consecuencias de la catástrofe ; qué estrategias narrativas y dramáticas se utilizan.

P-R-O-G-R-A-M-A

Coordinador@s en Paris (CRIMIC université Paris-Sorbonne) : Julie Amiot (Université Paris-Sorbonne) : julie.amiot-guillouet@paris-sorbonne.fr

Coordinador@s en otros países : Nancy Berthier (Université Paris-Sorbonne) nancy.berthier@paris-sorbonne.fr Álvaro Fernández (REDIC, univrersidad Guadalajara) academicaredic@gmail.com Antonia del Rey Reguillo (Universidad de Valencia) Antonia.Delrey@uv.es Paul Julian Smisth (CUNY) psmith@gc.cuny.edu

Consejo científico y organización general : Red formada por el grupo de investigación del Centre de Recherches Interdisciplinaires sur les Mondes Ibériques Contemporains (Nancy Berthier, CRIMIC, EA 2561) de la Université de Paris-Sorbonne, la Universidad de Valencia (Antonia del Rey Reguillo), el Graduate Center de la City University of New York (Paul Julian Smith), y la Red de Investigadores de Cine (REDIC, Álvaro Fernández) de México (universidad de Guadalajara). Coordinadora organización local : Julie Amiot En colaboración con el Festival Différent 8 ! L’autre cinéma espagnol (Paris, 17-23 de junio de 2015)

Cinco ediciones secundan la celebración de este coloquio. Los primeros organizados en París (2010) y en Guadalajara (2011) versaron sobre el concepto de opera prima, los siguientes en Valencia (2012) y en Nueva York (2013), se enfocaron al inagotable mundo de los géneros cinematográficos. El de Guadalajara (2014) trató del amplio campo de la cultura cinematográfica en transición con la cultura de las pantallas. Para la sexta edición, el tema se entronca con la temática transversal del equipo organizador local (Artes visuales del CRIMIC), « Frente a la catástrofe ».

 

16-17 avril, Université de Lille

3l'humaniteetsesdefis1L'humaniteetsesdefis2L'humaniteetsesdefis3L'humaniteetsesdefis4